FUENTE: GRANADA HOY
La música era su pasión, los alumnos su ilusión, los amigos su devoción. Luis Megías, que llevaba en la sangre el teclado, los pentagramas y las corcheas, murió este martes a los 80 años. Su padre, el maestro Luis Megías, ya fue miembro muy destacado de la Banda Municipal de Granada cuando la dirigían los maestros Montero y Faus; hoy una callecita en el barrio del Zaidín lo recuerda, calle Compositor Luis Megías; y al niño Luis le dio por la música apenas empezaba a andar.

Cuando Luís Megías García cumple seis meses, la familia se traslada a vivir a la calle Solarillo de Santo Domingo nº 2, 1º y en aquella casa empezará con cuatro años a estudiar solfeo con su padre, pasando dos años después a ser alumno de piano con Pepita Martínez, madre del prestigioso director de orquesta Miguel Ángel Gómez Martínez, y luego con la profesora Rosario Rojas Alonso.

Ingresa en el Conservatorio Superior Victoria Eugenia de Granada, recibiendo clases de profesores tan prestigiosos como Valentín Ruiz Aznar, el también pianista albaicinero García Carrillo, alumno que fue de Manuel de Falla, y Adolfo Montero.

En el último curso de carrera, el Conservatorio le concede una beca por su brillante trayectoria y sobresalientes notas. En 1958 termina la carrera con Premio Extraordinario y Diploma de Honor en Piano y Premio Extraordinario y Diploma de Honor en Música de Cámara.

Un año después es contratado como director de la Orquesta de la Sala de Fiestas del Hotel Nevada Palace. En 1964 la Orquesta Nevada de la que formaba parte, siguiendo la moda de los años 60 y el auge de la música pop, se convierte en el grupo Los Nevada, cambiando para ello vestuario, instrumentos, equipos de sonido, micrófonos, columnas de luces, etc. Dejan el Hotel Nevada en 1967 y salen de Granada obteniendo numerosos éxitos en Marbella, Torremolinos, Las Palmas, Tenerife, Ibiza, Madrid etc., localidades de moda por aquello del turismo.

Estreno de una de sus obras en Newcastle
No fue ajeno a la música clásica. el 13 de Diciembre de 1991 se va a producir un hecho importante en la carrera de Luís Megías como compositor. El estreno en Newcastle (Inglaterra) de su Misa en Re menor para Coro y Orquesta que había dedicado a la memoria de su madre fallecida en 1983. La interpretación fue a cargo del Cramlington Singers y de la New Tyneside Orchestra. Este estreno obtuvo tan enorme éxito que posteriormente la Misa en Re menor fue interpretada en Londres y Ámsterdam.

El curriculum del entrañable compositor granadino es muy denso y aquí no cabe todo, pero no sería justo que este modesto, pero sabio, maestro granadino pase de puntillas por nuestras páginas en esta hora luctuosa por ser precisamente su humildad y no la soberbia su mejor cualidad.

Merecidos sean sus homenajes; merecidos los elogios como profesor de Juventudes Musicales; preciosas las notas que le hizo llegar al corazón el profesor y brillante pianista granadino Ángel Conde en la Sala de la Caja Rural.

A Luis Megías tuve el honor de firmarle su Certificado de Aptitud Pedagógica como Profesor Numerario de Instituto, tras su fase de prácticas; tuve la suerte de oírle mil veces en las noches del Meliá y en las del elegante pub Vía Venetto.

Megías, has deleitado mil oídos con tu piano, has sensibilizado a cientos de alumnos con tus amenas clases, has llenado páginas de marchas procesionales y obras para coros y orquestas; has contribuido con tus preciosas baladas a clavar muy hondos los dardos del amor en las noches granadinas; y de rebote al aumento del índice de natalidad que buena falta hace.

Hoy te recordamos con respeto y guardaremos siempre tu memoria en lugar privilegiado. Descansa en paz.